Cerrar

Escribano: "Vivimos una revolución tecnológica más intensa y acelerada que sus predecesoras, a la que no podemos dar la espalda"

Entrevista a Héctor Escribano, técnico especialista en innovación en la Agència Valenciana de la Innovació

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Publicado el jueves, 26 de noviembre de 2020 a las 10:27

Mostrar ampliado

Hector Escribano

Hector Escribano

En CEEI Elche entrevistamos a Héctor Escribano, técnico especialista en innovación en la Agència Valenciana de la Innovació para que nos hable de la labor que realizan en la AVI y nos adelante algunos de los temas que abordará en la intervención que realizará dentro del evento Focus Pyme y Emprendimiento Alto y Medio Vinalopó del próximo 1 de diciembre.

 

Hola Héctor, ¿Qué valoración puedes hacernos de la situación en la que se encuentra la innovación en la Comunitat Valenciana en estos momentos?

La innovación se encuentra en un punto de efervescencia que debemos aprovechar. Existe un clima muy favorable a la I+D+i, tanto desde un punto de vista social como, desde luego, institucional, y poco a poco va calando el mensaje de que la innovación, lejos de suponer un gasto, es un factor fundamental para aumentar la competitividad y superar cualquier escenario de crisis.

Es evidente que la incertidumbre derivada del coronavirus tiene un impacto negativo, pero se está haciendo un esfuerzo para reducir la histórica brecha en inversión en relación al PIB y prueba de ello es que la Comunitat Valenciana fue la cuarta autonomía que más elevó el gasto en I+D+i en 2018, el último dato con cifras disponibles.

La movilización de fondos europeos extraordinarios vinculados a la innovación, así como el papel de instituciones que, como la AVI, tienen la misión de optimizar el funcionamiento del sistema de innovación, representan una oportunidad y nos hacen ser moderadamente optimistas respecto al futuro.

 


«La pandemia nos ha obligado a todas las instituciones a ser más ágiles y reorientar parte de nuestra acción a la atención de esta crisis sanitaria»


 

La Agència Valenciana de la Innovació se ha convertido en un puntal a la hora de poner en marcha iniciativas que mejoren la situación provocada por el Covid19 ¿Cómo lo estáis viviendo y cuál es el objetivo principal de la agencia en estos momentos?

La pandemia nos ha obligado a todas las instituciones a ser más ágiles y reorientar parte de nuestra acción a la atención de esta crisis sanitaria. Con este objetivo, realizamos un análisis de los proyectos, tanto en el marco de nuestras convocatorias en concurrencia competitiva como de las líneas nominativas, con el fin de valorar, junto a sus beneficiaros, un posible reenfoque hacia la lucha contra el coronavirus.

Así, por ejemplo, el grupo de investigación de Informática Industrial y Redes de Computadores (i2RC) de la Universidad de Alicante ya ha patentado un sistema de desinfección del aire del cual ha desarrollado dos prototipos. Y el Centro de Tecnología Nanofotónica (NTC), adscrito a la Universitat Politècnica de València (UPV), está trabajando en un sistema para la detección del SARS-COV-2 basado en tecnología fotónica más fiable, rápido y económico que otras alternativas presentes en el mercado.

Y, por último, colaboramos con la Secretaría Autonómica de Ciencias y Universidades de la Conselleria de Innovación en el lanzamiento de una llamada al sistema de innovación con el objeto de que nos propusieran proyectos de I+D+i capaces de ayudarnos a reducir los contagios, mejorar el diagnóstico y tratamientos, así como optimizar la logística derivada de la lucha contra la pandemia.

Sin perder de vista a estos proyectos, el objetivo de la Agència, ahora mismo, es contribuir a la reconstrucción. La innovación debe ser uno de los pilares fundamentales, sino el que más, para que nuestras empresas recuperen el pulso tras la crisis causada por la pandemia.

 

¿Qué iniciativas tenéis en marcha para impulsar proyectos de innovación y digitalización?

La AVI dispone de una convocatoria anual de ayudas, para la que se han destinado cerca de 20 millones de euros en 2020, para desarrollar y fortalecer el sistema de innovación de la Comunitat Valenciana, favoreciendo la colaboración público-privada y elevando la capacidad de las empresas para desarrollar e incorporar I+D+i.

A través de sus distintos programas, la Agència incentiva desde la contratación de investigadores, técnicos de FP y doctorandos en empresas, hasta el desarrollo de soluciones que impliquen novedades en productos o procesos, o bien mejoras en el intercambio y procesos de trabajo con impacto en la cadena de valor empresarial. Para optar a estas ayudas, siempre se requiere la colaboración de distintos eslabones del sistema. Nuestro buque insignia son los proyectos estratégicos en cooperación, con el que se promueve que la comunidad científica, los institutos tecnológicos y el empresariado desarrollen juntos iniciativas de I+D+i de gran calado, capaces de ofrecer soluciones a retos de interés común.

Por otra parte, los proyectos de innovación vinculados a la digitalización ya tienen cabida, por supuesto, en la convocatoria de ayudas de la AVI, pero lo cierto es que desde la Agència se ha impulsado la creación de una alianza, Inndromeda, que operará como ente especializado en la materia.

Esta iniciativa, en la que participan la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, las universidades, los centros de investigación y los institutos tecnológicos; garantizará que nuestro tejido empresarial, constituido mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas, tenga acceso a las tecnologías disruptivas que protagonizan la economía del conocimiento.

Inndromeda ofrecerá a las empresas asesoramiento para determinar en cada caso particular qué tecnologías innovadoras ofrecen mayores ventajas competitivas; pondrá a su disposición demostradores para que puedan probarlas en condiciones de simulación antes de invertir en ellas y promoverá formación especializada para acometer esta transición con garantías.

 


«En un tablero dominado por micro empresas y pymes, crecer y ganar tamaño es una obligación, como también lo es alcanzar con éxito los mercados internacionales»


 

¿Cuáles son, bajo tu punto de vista, los retos a los que se enfrentan las empresas y startups en estos momentos?

Si extraemos al coronavirus de la ecuación, los retos son muy similares a los que tradicionalmente han afectado a nuestro tejido productivo. En un tablero dominado por micro empresas y pymes, crecer y ganar tamaño es una obligación, como también lo es alcanzar con éxito los mercados internacionales.

En realidad, la innovación ofrece ventajas para la consecución de ambos desafíos porque la I+D+i eleva el valor añadido de nuestras empresas, lo que tiene efectos positivos en su productividad y competitividad. O lo que es lo mismo, aquellas empresas que fabriquen productos de mayor valor añadido seguramente tendrán más facilidades para diferenciarse de la competencia y crecer en un mercado global, que las que sólo pueden competir por precio.

Nos encontramos en medio de una revolución tecnológica de mayor intensidad y más acelerada que sus predecesoras, a la que no podemos dar la espalda. La prueba es que todos los sectores, han sufrido el impacto de las tecnologías habilitadoras en sus modelos de negocio. La única alternativa posible es incorporar conocimiento científico y tecnológico de aquellos que lo generan, las universidades, los centros de investigación y los institutos tecnológicos, y aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías clave.

 


«La idea es que la Administración requiera soluciones innovadoras para resolver así necesidades no cubiertas y mejorar la calidad de los servicios públicos»


 

¿Y los retos de la AVI para seguir impulsando la innovación en la Comunitat Valenciana?

Son muchos los retos a los que ha de hacer frente una institución que apenas ha cumplido los dos años de vida, pero quisiera aprovechar para destacar uno en concreto, el impulso de la Compra Pública de Innovación en las administraciones locales y autonómica.

La CPI constituye, de hecho, una de las líneas estratégicas de la AVI como vía para dinamizar la I+D+i en el sector privado. Se trata de utilizar el poder de compra de la Administración para incentivar el desarrollo de innovaciones, con la garantía de contar con un comprador, siguiendo el ejemplo de grandes corporaciones como, por ejemplo, Ford o Mercadona.

La idea es que la Administración requiera soluciones innovadoras para resolver así necesidades no cubiertas y mejorar la calidad de los servicios públicos, lo que en la práctica supone reducir el riesgo asociado a la innovación. Por ahora, estamos colaborando con las consellerias de Vivienda, Sanidad y Hacienda, y la idea es reforzar esta línea de trabajo en los próximos años.

De este modo, la CPI ayuda a las empresas a mejorar su competitividad a través de la innovación, al tiempo que permite orientar nuestra economía hacia sectores de actividad emergentes y de alto valor añadido.

S/V
1.267 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar